Los ladrones de tiempo

Como se suele decir, “el tiempo es oro” y los días a veces se nos pasan sin darnos cuenta....

Recuerdo cuando comenzó el confinamiento y me quedé sola sin salir de casa...de repente las horas parecía que pasaban a cámara lenta... Pero no era así, los relojes seguían marcando. Lo único que había cambiado es que mis ladrones de tiempo, se habían quedado al otro lado de la puerta.

Comencé a hacer cursos, disfruté de mi tiempo cocinando, pinté, arreglé mi huerto, vi clases de baile online...hasta que, sin darme cuenta, algunos ladrones consiguieron colarse por mi ventana... y entonces me vi tirada en el sofá, horas y horas sin hacer nada...

¿Cómo podía ser, si ya no gastaba tiempo en los desplazamientos al trabajo, no salía de casa...? Como no entendía nada, me puse a investigar...



¿Qué son los ladrones de tiempo?


Son sucesos, personas, situaciones externas o estados personales que nos hacen perder el tiempo, que no nos dejan sacar el máximo provecho a los días.

Vamos a analizar algunos de ellos...


  • Desplazamientos: en mi caso, es uno de los mayores ladrones. Si vives en una gran ciudad, sabes de lo que te hablo...

  • Ausencia de plan o mala organización: para aprovechar bien el tiempo, ya sea en el trabajo, en tu tiempo libre o en el estudio, es necesario tener una buena organización. Te daré unos trucos más adelante.

  • Distracciones: las distracciones pueden venir en forma de móvil, tele, personas... nos sacan de lo que estábamos haciendo sin darnos cuenta.

  • Objetivos y prioridades confusos: si no sabemos que es lo prioritario en cada momento, ¿cómo conseguiremos llegar a las cosas importantes?

  • Desorden: mantener un espacio de actividad ordenado nos invita a ponernos en marcha.


¿Qué puedo hacer para gestionar mi tiempo de una forma más eficaz?


  • Programa diariamente tus actividades. Es muy recomendable tener una agenda (SOLO UNA) y apuntar todas las actividades diarias. 

  • Establece qué actividades son urgentes y cuáles más importantes.

Priorizar urgente e importante Psicoterapia
  • Define tus metas y objetivos diarios, sin perder de vista el medio-largo plazo.

  • Haz listas de tareas para el trabajo, el estudio... aunque pienses que en tu memoria está todo, es una carga innecesaria para nuestro cerebro. Además, tachar cosas de una lista, da mucha satisfacción.

  • Agrupa tareas semejantes. Si vas saltando de una actividad a otra perderás el tiempo que requiere ganar concentración en cada tarea

  • Divide las tareas según la atención y esfuerzo que requieran. Comienza con una tarea de nivel medio, pasa a la de dificultad más alta, y finaliza con una tarea sencilla. Según los estudios sobre la “curva de la atención”, esto hará que tu concentración esté a pleno rendimiento en los momentos más necesarios.

  • Aprende a decir “no” a los distractores: desconecta tu teléfono cuando estés estudiando o trabajando y pide a tus “ladrones” que respeten tus tiempos.

  • Programa tus pausas: los estudios dicen que después de 50 minutos de estudio/trabajo perdemos la capacidad de atención. Programa pausas de 10 minutos para tomar un poco el aire, estirar las piernas... y evita en esas pausas la estimulación visual (lo siento...móvil y tele al final...)

  • No quieras hacer demasiado en poco tiempo. Evita el perfeccionismo excesivo. Focalízate en las tareas prioritarias y re-programa lo que no dé tiempo a hacer... y si puedes delegar... ¡no lo dudes!

  • Encuentra tu motivación: para empezar a ponernos en marcha, necesitamos algo de motivación. Si quieres saber cómo mejorarla, pincha aquí.

Algunos de nuestros ladrones son inevitables, pero la mayoría vienen de nosotros mismos. Por eso, si sientes que te gustaría saber aprovechar más el tiempo, te animo a que te observes y pongas en práctica algunos de estos consejos.

El tiempo es una de las pocas cosas importantes que nos quedan. (Salvador Dalí)
98 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Únete a nuestra lista de correo

No te pierdas ninguna actualización