Prevenir lesiones en músicos y bailarines. ¿Entrenamiento físico o mental?


Recuerdo la primera lesión grave que tuve cuando estudiaba en el Conservatorio. Epicondilitis en el brazo por sobre-esfuerzo (o eso creía yo), y estuve más de un mes sin poder tocar. Casi al mismo tiempo empezaron las contracturas en la espalda, en los hombros, en el cuello…y durante muchos años ha sido la tónica general. Durante los periodos de mucho trabajo o estudio he sufrido muchas lesiones, y las he ido sobrellevando con ayuda de fisioterapia.


Cuando echo la vista atrás y analizo, me surgen algunas preguntas...


- Si la actividad física de un músico en un concierto ha sido equiparada en diversos estudios a la de un deportista, ¿por qué mis calentamientos previos y estiramientos no eran también equivalentes?

- Si la interpretación musical requiere de un esfuerzo físico, ¿por qué no tenía rutinas de entrenamiento para mantenerme en forma?

- ¿Qué relación tenían mis lesiones físicas con mi estado emocional en ese momento?

- ¿Cómo influía la presión de un examen o actuación en mi sensación física a la hora de tocar en público?

- ¿Realmente estaba preparada mentalmente para realizar mis audiciones, conciertos, exámenes?

- ¿Realizaba algún entrenamiento mental para ser consciente del estado de mi cuerpo?


 

Nos parece muy obvio, en un primer momento, que deberíamos entrenar nuestro cuerpo dada la exigencia física de nuestra práctica instrumental. En la danza, parece estar mucho más interiorizado. Pero no existe este entrenamiento en un alto porcentaje de músicos, y tampoco hay asignaturas en la carrera que nos “obliguen” a tomar conciencia de esta necesidad. Creo que, en muchos casos, es a fuerza de lesiones como empezamos a tener conciencia de esta situación, y no debería ser así.


Hay personas que sí que realizan este entrenamiento físico, cuidan sus calentamientos, estiramientos… pero, aun así, se lesionan….

Trastornos músculo-esqueléticos, hipoacusia, distonía focal… Está claro que hay un componente fisiológico de sobre-esfuerzo importante, pero...


¿en qué influye nuestra mente?


Los dolores musculares están altamente asociados al estrés, la ansiedad o la depresión.

Además, necesitamos conocer nuestro cuerpo, saber escucharlo, saber cuándo parar y realizar un entrenamiento mental continuo para evitar lesiones.

Realizar este trabajo mental puede pasar por algunas de estas actividades:

- Práctica de Mindfulness.

- Organización y planificación de prácticas de estudio flexibles y saludables.

- Prácticas de visualización.

- Conciencia corporal en el estudio.

- Análisis y reestructuración de los pensamientos que tenemos frente a nuestras actuaciones.


Como ves, cuerpo y mente están íntimamente relacionados.


¿Cómo las entrenas tú?

“Empieza donde estás, usa lo que tienes, haz lo que puedes” Arthur Ashe
26 visualizaciones0 comentarios

Únete a nuestra lista de correo

No te pierdas ninguna actualización